Por la fuerza de la razón

Gobierno Abierto

Una breve reseña

Gobierno Abierto es un nuevo paradigma que, basado en los principios de la transparencia y apertura, participación y colaboración, intenta responder al agotamiento de los modelos tradicionales de gobernanza en un mundo que está cambiando radical y vertiginosamente.

image

Acerca de esta propuesta existen antecedentes de un debate sobre el origen, alcances y perspectivas del concepto y los principales elementos constitutivos y cuya síntesis resulta necesario conocer y revisar.

También se discute la idea de entenderlo como una plataforma para la participación y la colaboración ciudadana a partir de la apertura de datos públicos y las posibilidades de reutilizar información, que favorezca la co-creación, el co-diseño y la co-gestión de servicios públicos, en un contexto donde la confianza, la co-responsabilidad y el compromiso cívico son elementos clave para el proceso de cambio que experimentan los gobiernos y las administraciones públicas de cara a los desafíos que le impone la sociedad en el nuevo milenio.

El concepto de gobierno abierto ha estado presente hace ya bastante tiempo en la esfera académica y cada vez más en la esfera política.

En 2009, se reposicionó - entre otras cosas - gracias a los esfuerzos de Estados Unidos bajo la Administración del Presidente Obama y la promulgación del Memorando sobre Transparencia y Gobierno Abierto.

El lanzamiento del Memorando junto al uso intensivo de la tecnología le dieron un nuevo empuje al movimiento para promover apertura, en los gobiernos.

Los tres pilares básicos (Obama, 2009) que sustentan esta (nueva) aproximación son:

  • 1. Transparencia (Saber). Un gobierno transparente proporciona información sobre lo que está haciendo, sobre sus planes de acción, sus fuentes de datos y sobre lo que puede ser considerado responsable frente a la sociedad. Ello fomenta y promueve la rendición de cuentas de la administración ante la ciudadanía y un permanente control social. “La transparencia es el principio orientador de esta apertura unilateral a la que se comprometen los gobiernos. Reconoce el derecho a la información que puedan solicitar los ciudadanos, pero también insta a los gobiernos a poner a su disposición aquellas informaciones que den cuentan de sus actividades y resultados, en base a los principios de relevancia, exigibilidad, accesibilidad, oportunidad, veracidad, comprensibilidad, sencillez, y máxima divulgación” (Oszlak, 2012:11). No obstante, ello es condición necesaria pero no suficiente para consolidar estas iniciativas como veremos más adelante, sobretodo en el ámbito de la participación, los espacios para la acción ciudadana y la posibilidad de influir en la toma de decisiones sobre asuntos públicos.
  • 2. Participación (Tomar parte). Un gobierno participativo promueve el derecho de la ciudadanía a participar activamente en la formulación de políticas públicas y facilita el camino para que las administraciones públicas se beneficien del conocimiento, ideas y experiencia de los ciudadanos. Promueve la creación de nuevos espacios de encuentro que favorezcan el protagonismo e implicación de los ciudadanos en los asuntos públicos;
  • 3. Colaboración (Contribuir). Un gobierno colaborativo compromete e implica a los ciudadanos y demás agentes sociales en el esfuerzo por trabajar conjuntamente para resolver los problemas nacionales. Ello supone la cooperación y el trabajo coordinado no sólo con la ciudadanía, sino con las empresas, asociaciones y demás agentes, y permite el esfuerzo conjunto dentro de las propias administraciones, entre ellas y sus funcionarios transversalmente.

La utilización de los recursos de las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (TIC) para potenciar la capacidad de un gobierno en el logro de sus metas y entrega eficiente de sus servicios a los ciudadanos es absolutamente imprescindible.

Con un gobierno electrónico la filosofía de las aplicaciones verticales cambia, ya no hay aplicaciones aisladas, ahora son servicios que pueden usar y reutilizar, según su necesidad, los diversos departamentos y áreas de la organización compartiéndola con otras instituciones públicas, entregando beneficios directos a la comunidad en general, tales como la eliminación de las barreras de tiempo y espacio, facilidad en las comunicaciones, acceso igualitario a la información, aumento del intercambio colaborativo entre distintas reparticiones, aumento en la producción de bienes y servicios de valor agregado, en suma, mayor la calidad de vida de los ciudadanos. (Naser – Alujas 2014)

Un tema profundamente vinculado con la transparencia y la integridad en el manejo del Estado, es el Acceso a la información pública; la apertura y mantenimiento de canales de información, control y participación ciudadana hace posible, entre otras cosas, facilitar los procesos de comunicación y la relación entre el Estado y los ciudadanos Gobierno abierto no es el uso de las tecnologías o gobierno electrónico o e-Administración.

Mientras las estrategias de gobierno electrónico descansan en el uso y aplicación de las herramientas tecnológicas en los servicios públicos para mejorar procesos y servicios desde una perspectiva instrumental y orientada a la eficiencia; el gobierno abierto, en cambio, opera desde una dimensión mucho más amplia (en la forma y el fondo) que si bien se apoya en esfuerzos de tipo tecnológico, aspira a una transformación paradigmática fundada en la apertura, la participación y la colaboración más allá de las fronteras de lo estatal.

Más información :

Top